ESPAÑOL       ENGLISH

Historia del Ajedrez

En la historia del ajedrez el origen del juego sigue siendo controvertido, pero la versión más aceptada es que el ajedrez fue inventado en Asia, probablemente en la India, con el nombre de chaturanga y desde allí se extendió a China, Rusia, Persia y Europa, donde se estableció la normativa vigente. Sin embargo, investigaciones recientes indican un posible origen chino, en la región entre Uzbekistán y la antigua Persia, que se podría remontar hasta el siglo III a. C.

 

 

Fresco de la tumba de la Faraona Nefertari (1250 a. C.), en Kamak

 

Uno de los registros literarios más antiguos sobre el ajedrez es el poema persa Karnamak-i-Artakhshatr-i-Papakan, escrito en el siglo VI, y, a partir de esta era, su evolución está mejor documentada y ampliamente aceptada en el mundo académico. Tras la conquista de Persia por los árabes, éstos asimilaron el juego y lo difundieron en Occidente, llevándolo al norte de África y Europa, e incluso la actual España e Italia alrededor del siglo X, desde donde se extendió al resto del continente llegando a la región de Escandinavia e Islandia. En Oriente, el ajedrez se ha expandido desde su versión china, el Xiangqi, a Corea y Japón en el siglo X.En el siglo XV, el juego fue ampliamente difundido en Europa y entre las variantes existentes del juego, la europea fue el que se destacó por la velocidad indicada por la inclusión de la dama y el alfil. A pesar de que en esa época ya existía literatura de ajedrez, fue en este período cuando comenzaron a surgir el primer análisis de aperturas debido a las nuevas posibilidades de juego.

Las partidas comenzaron a ser registrados con mayor frecuencia y se han publicado más estudios teóricos. En el siglo XVIII se fundaron los primeros clubes para la práctica de ajedrez y federaciones deportivas en Europa, y debido a la gran cantidad de pequeños torneos que ocurren por todo el continente, en 1851 se celebró el primer torneo internacional en Londres. La popularidad de las competiciones internacionales ha llevado a la creación del título de campeón del mundo, ganado por Wilhelm Steinitz en 1886, y, en 1924, se fundó la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), en París, que organiza la primera Olimpiada de Ajedrez y el mundial femenino, ganado por Vera Menchik.

 

A finales de la década de 1950, con la popularización de las computadoras, comenzaron a surgir los primeros programas que juegan al ajedrez, que acompañaban la evolución del tratamiento de la información e introducirían el juego en la era moderna con competiciones on-line y facilitando el análisis de las partidas.

 

Origen

 

El origen del ajedrez sigue siendo una cuestión de debate entre los historiadores del ajedrecismo, pero sin embargo la teoría más difundida es que fue creado en la India durante el Imperio Gupta alrededor del siglo VI. Esta teoría se confirma por los primeros registros literarios persas y por el análisis de la etimología de las palabras utilizadas en el juego y su co-evolución con el ajedrez. Sin embargo, las teorías alternativas proponen que el ajedrez fue creado durante un período anterior, en diferentes lugares, como China, Irán y Afganistán. Estas versiones exploran evidencian arqueológicas, militares, y literarias de la evidencia filogenética para desafiar la teoría de la India. Las similitudes entre Chaturanga y el Xiangqi, considerado la versión china de ajedrez, son exploradas indicando que estos juegos podrían haberse influido entre sí por medio del contacto entre las civilizaciones a través de la ruta de la seda, asimilando algunos aspectos de sus reglas y formando versiones híbridas, que podría remontarse a la antigua Grecia y la conquista de Alejandro Magno, sobre Asia Menor en el siglo III antes de Cristo. Existe la perspectiva de que, en el futuro, nuevos análisis de la literatura existente y descubrimiento de más objetos arqueológicos en la India y China permitan esclarecer definitivamente el origen del ajedrez.

 

 

 

India

 

Según Harold Murray, el análisis filológico conecta el juego con claridad a la palabra chaturanga, que designaba a las cuatro partes del ejército indio - carros, elefantes, caballería e infantería — desde el siglo V a.C. En un principio, el partido se jugó en el consejo de Ashtāpada, otro juego cuya significación se estableció alrededor del siglo V a.C., y sugirió un objeto familiar.

El chaturanga es considerado el juego más antiguo con características esenciales de la definición del juego encontradas en las versiones posteriores - dos jugadores se enfrentan en un acuerdo inicial y simétrico de las piezas, con piezas de movimientos diferentes y la victoria dependiendo de la captura de una única pieza. No está claro si el chaturanga utilizaba dados para designar a sus movimientos, aunque la gran mayoría de los juegos indios los utilizasen.

 

Una de las leyendas sobre el origen indio, relatada en el poema persa Chatrang Namag (c. Sec VII) y el libro persa Shāh-nāmeh (c. siglo XI) relata que un rajá indionota envió a su visir Tâtarîtos a la corte de Cosroes I Anôšag-Ruwan, Shah de Persia, con tributos y un desafío para descubrir las reglas del chaturanga. Cosroes solicitaron cuatro días para resolver el enigma, después de haber tenido éxito en el tiempo previsto.

 

El libro Shāh-nāmeh describe dos leyendas más sobre el origen del ajedrez. La primera cuenta la leyenda del brahmán Sessa Ibn Daher, quien creó el juego a petición de un rajá indio y, como recompensa, le pidió un grano de trigo por el primer escaque del tablero, duplicando progresivamente la cantidad por cada nuevo escaquenota. La otra historia cuenta que el juego fue inventado, a petición de la madre del rey Gav para probar que éste no había provocado la muerte de su hermano Talhend durante una batalla, reconstituida sobre el tablero.

 

China

 

Una teoría alternativa afirma que el ajedrez surgió del Xiangqi o de sus predecesores, que ya existían en China desde el siglo II a.C. David H. Li, un contador jubilado y traductor de textos chinos antiguos, formuló la hipótesis de que el general Han Xin se inspiró en una versión anterior del juego Liubo para desarrollar una versión primitiva del ajedrez chino en el invierno de 204-203 a. C. El historiador alemán Peter Banaschak, no obstante, señala que la teoría de Li no tiene fundamento, afirmando que la obra "Xuanguai lu", escrita por el ministro de Niu Sengru (779-847) de la dinastía Tang permanece como el primer fuente aceptada de la variante china Xiangqi.

 

Irán

 

Historiadores iraníes cuestionaron la ausencia de evidencias arqueológicas anteriores al siglo IX en la India, mientras que evidencias persas ya fueron encontradas desde el siglo VI, como una hipótesis del origen del ajedrez pertenecente a la antigua Persia, actual Irán. De hecho, a pesar de la literatura india anterior al siglo VI sea rica, ella no hace ninguna mención específica al chaturanga como nombre de un juego, y que las evidencias más claras en este sentido surgieron solamente en el siglo IX. La etimología tampoco sería objetiva con respeto al uso de la palabra en sánscrito chaturanga, que solo significaría "ejército", no quedando claro si es una referencia al ajedrez o a algún otro juego. La influencia persa en la nomenclatura, de cuyo idioma (pahlavi) proviene la mayoría de las palabras relacionadas con el ajedrez, también se considera como un argumento a favor de la teoría iraní.

 

La figura del elefante como justificativa para el origen indio también es cuestionada. Estos animales no son exclusivos de la India, siendo conocidos desde la dinastía ptolemaica en Egipto, y se utilizan regularmente en los ejércitos persas. Las obras persas Chatranj namâg y Shāh-nāmeh, que indican el origen del juego como de otro reino al oeste, relatado como Hind y que trajo el chaturanga a la corte persa, podrían indicar una provincia oriental del imperio persa que incluye la provincia moderna de Sistán y Baluchistán, que durante el Imperio aqueménida era una extensión de la provincia de Juzestán.

 

Persia antigua

 

El poema Mâdayân î chatrang, o simplemente Chatrang nâmag, es la primera evidencia literaria que describe las piezas de ajedrez y la llegada del chaturanga a Persia, aunque la datación del texto es polémica - los historiadores estiman que data entre los siglos VII y IX.

 

Fragmento del poema Mâdayân î Chatrang:

 

 

       Se dice, entonces, que durante el reinado de Khosraw , alma inmortal, Divsaram,  gran rey de la India, para el juicio de la sabiduría y el conocimiento de los iraníes y para asegurar su propia contribución creó el juego de Chatrang (el ajedrez); 16 piezas estaban hechas de diamantes y 16 de rubíes rojos.  Con esa partida de ajedrez se enviaron 1.200 camellos cargados de oro y plata y las joyas y la ropa y perlas, 90 elefantes que llevaban objetos elegidas vinieron con ellos y Takhtritus, que era el visir entre los indios, llegó con ellos...

 

 

 

Hacia el siglo VII otro poema, Xusraw Kawadan ud redag, escrito en idioma pahlavi, menciona el chaturanga, el Ashtāpada y el nard, el predecesor de backgammon. Cosroes fue el Shah de Persia de 531-579 y entre las posibilidades existentes, sería el primero en recibir un conjunto de piezas de ajedrez provenientes de la India.

 

En la región de Persia fueron encontrados los restos arqueológicos más antiguos del juego, localizados en el sitio arqueológico de Afrasiab, cerca Embajadores de la India presentan el Shatranj al rey de Persia Khosrow Ide la ciudad de Samarcanda, en el actual Uzbekistán. Las denominadas piezas de Afrasiab son siete en número (1 Rey, 1 Torre, 1 Visir, 2 Caballos y 2 Peones), con un tamaño medio de 3 cm, y fueron fechadas en el siglo VII.

 

Las primeras adaptaciones al chaturanga fueron la traducción del juego, que pasó a llamarse Chatrang, y de las piezas que mantuvieron el significado indio de representar en el juego los cuatro componentes del ejército en la época: carros, caballería, elefantes montados y soldados reunidos más allá del soberano y su consejero. Los persas también introdujeron expresiones en el juego como Shah, actual jaque, utilizado para amenazar al rey adversario, Shāh-mat (jaque mate) que el rey emboscado, capturado o muerto, que indica el final de una partida y Shāh-rukh, que indica una doble amenaza al Rey y la Torre, que hasta entonces era la pieza más fuerte.

 

Desde el inicio el juego fue popular, habiéndose creado variantes citadas en diferentes manuscritos, como por ejemplo Murûj adh-dhahab y la enciclopedia Nafâ'is al-funûn, que describen un total de siete variantes practicadas en la época se han establecido, aunque eran ya desarrollado bajo el dominio árabe sobre Persia. La primera describe el ajedrez oblonga, el ajedrez decimal, el circular, celestial (al-Falakîya) y el Limbo (al-Jawârhîya). La segunda describe también el Ajedrez ciudadela (al-Husûn) y el ajedrez grande (al-Kabîr), conocido posteriormente como Ajedrez de Tamerlán.

 

Los persas introdujeron el chatrang en el Imperio Bizantino alrededor del siglo VII que fue asimilado con el nombre de zatrikion. Sin embargo, la primera evidencia de zatrikion de la cual es posible establecer una fecha correcta es del siglo XII, en un pasaje de la biografía del emperador Alejo I Comneno, escrita por su hija Ana Comneno. No se conocen con exactitud las reglas del juego que se practicaba en la corte bizantina y con la caída del imperio en 1453, la versión actual del juego fue sustituida por la versión turca que vendría a ser posteriormente sustituida por la versión europea.

 

La conquista árabe

 

Cuando los árabes dominaron Persia en 651, el Profeta Mahoma ya había muerto, lo que provocó un largo debate entre los teólogos islámicos sobre la legalidad del juego la práctica. Por último, se permitió sus prácticas bajo determinadas condiciones, que incluían no apostar, no llevar a disputas o blasfemia, y a no representar las piezas figurativamente.

 

El juego se hizo popular entre los califas como Harún al-Rashid, que patroneaban los mejores jugadores de su corte, y al final del siglo IX, fue ampliamente aceptado y difundido en el mundo árabe, siendo llevado al norte de África, Sicilia y la península ibérica. Entonces surgieron los primeros grandes jugadores, destacados en sus tiempos, por la capacidad de jugar incluso dando ventajas de peones y hasta torres a sus oponentes. Al-Adli, Al-Razi y As-Suli fueron los grandes nombres de este período, habiéndose destacado tanto en el ajedrez como en las artes y ciencias.

 

Los árabes fueron los primeros en estudiar con un fases del método de análisis de las aperturas, medio juego y finales, tratando de explotar las debilidades existentes en cada uno de ellos. Crearon numerosos problemas, llamados mansūbāt, representando los finales típicos de una partida, utilizando las reglas de Shatranj, versión arabizada del Chatrang persa. De este período también es la primera referencia a una partida de ajedrez a ciegas, relatado por Al-Safadi en un manuscrito árabe del siglo XIV.

 

 

Albert Joseph Franke (1860-1924) A Game of Chess

 

Expansión por Asia

 

El análisis etimológico de las piezas de ajedrez indica que el ajedrez fue introducido en Rusia desde el chatrang, de origen persa. Mientras que en Europa la figura del fers ya se había transformado en dama, en Rusia la pieza permaneció masculinizada como ferz, y el alfil y la torre figurados como un elefante y un barco, respectivamente. La evidencia arqueológica más importante fueron excavadas en la ciudad de Novgorod, indicando que el juego fue introducido hacia el siglo IX.

 

Cuando europeos tuvieron contacto con la cultura rusa, el juego ya estaba completamente establecido y la versión europea de las reglas lentamente sustituyó a las reglas de Chatrang, aunque todavía en el siglo XVIII algunas tribus en el Lejano Oriente hicieran uso de las viejas reglas. Al igual que en Europa, la monarquía también demostraba interés en el juego, patronando a los mejores jugadores. El zares Iván IV de Rusia, Catalina II de Rusia y Pedro I de Rusia están entre los monarcas que han mostrado tal interés.

 

La teoría del ajedrez actual establece que Xiangqi es el resultado de la asimilación de Chaturanga. El propósito de la variante china es similar al juego de la India, es decir, capturar al rey del oponente, que es denominado "general". El Xiangqi también incorpora elementos del juego de tablero Go, conocido en China desde el siglo VI antes de Cristo, en el que las piezas se mueven en las intersecciones de las líneas en el tablero, en lugar de los escaques. En el ajedrez chino las piezas tienen generalmente la forma de disco, como en las Damas, diferenciándose por ideogramas en la parte superior. En China, el chaturanga fue posiblemente introducido por la camino de seda entre la región de Cachemira y el imperio chino alrededor del siglo VIII. Sin embargo, el imperio chino se cerró al contacto con el exterior, dificultando la penetración del juego, que solo se cambió después de la Segunda Guerra Mundial y el estrechamiento de las relaciones exteriores con la Unión Soviética.

 

Llegada a Europa

 

Ajedrez de Lewis Siglo XII The British MuseumEl Shatranj fue introducido en Europa por los árabes alrededor del siglo X, a través de la conquista de España, donde rápidamente llegó a ser popular, alcanzando todo el continente europeo a finales del siglo XI. Las restricciones religiosas en la práctica del ajedrez se mantuvieron, a pesar de que siguen siendo desobedecidas tanto por el tribunal europeo como el clero. El primer registro literario en suelo europeo, el poema Versus de Scachis, encontrado en un monasterio en Suiza, describe el movimiento de las piezas de ajedrez, las reglas del juego y el tablero con el patrón dicromático estándar empleado actualmente. Las reglas descritas todavía eran las mismas que las del Shatranj; sin embargo, este poema hace la primera mención de la Dama (Regina, en latín), aunque todavía con los mismos movimientos del fers y diferentes reglas para la promoción del peón, que impedían la presencia de dos damas en el tablero, siguiendo la orden de mantener la normativa de la monogamia real.

 

Así como entre los teólogos islámicos, la práctica del ajedrez fue discutida entre los teólogos católicos y prohibida, a pesar de las diferencias del derecho canónico. Una carta de Pedro Damián, obispo de Ostia en aproximadamente 1061, para el Papa electo Alejandro II discutió el asunto. Hasta aproximadamente el siglo XIV, la práctica del ajedrez fue prohibida en varias ocasiones en diferentes países (Francia, Rusia, Inglaterra y Alemania) y religiones (Iglesia ortodoxa, judaísmo y catolicismo ).

 

Poco a poco, el juego comenzó a ser aceptado por la nobleza, siendo considerado un entretenimiento adecuado para caballeros, soldados, cruzados y ministriles. También se le permitía a un hombre visitase la habitación de una Dama con la intención de jugar al ajedrez.

 

Alrededor de 1250 surgieron los primeros sermones que utilizan el ajedrez como una metáfora para la enseñanza de ética y moral. Estas obras fueron llamadas moralidades y se hicieron muy populares en la época. La primera obra de su clase fue Quaedam moralitas de scaccario por Innocentium papum ("La moral Inocente"), de autoría atribuida al Papa Inocencio III (1163-1216), un prolífico escritor de sermones, y posteriormente a un fraile franciscano llamado Juan de Gales (1220/90). En la segunda mitad del siglo XIII, el monje Jacobo de Cessolis publicó los sermones Liber de moribus Hominum et Officiis Nobilium Sive Super Ludo Scacchorum ("Libro de las costumbres de los hombres y deberes de los nobles o el Libro de Ajedrez"), una obra que se hizo muy popular, siendo traducida a varios idiomas y la base del libro The Game and Playe of the Chesse, uno de los primeros libros impresos en inglés.

 

Origen del juego moderno

 

A finales del siglo XV, el juego sufrió la principal alteración en su historia, con la sustitución de los lentos Fers y Fil por la Dama y el Alfil respectivamente. Tres poetas valencianos Bernat Fenollar, Francí de Castellví y Narcís Vinyoles escribieron el poema alegórico Scachs d'amor, donde se describe por primera vez el movimiento de la reina o dama. El 15 de mayo de 1495 se publicó en Valencia el “Llibre dels jochs partits dels schachs en nombre de 100” donde el segorbino Francesch Vicent, exponía las nuevas reglas se extenderían por toda Europa gracias a la imprenta. Esta nueva versión del juego que había surgido en el sur de Europa, rápidamente se hizo popular por el continente, volviendo obsoleto todo el conocimiento adquirido previamente sobre la teoría de aperturas y finales, debido a la gran movilidad de las piezas nuevas. Surgieron entonces los primeros análisis y libros contemplando nuevas reglas de Luis Ramírez de Lucena en Repetición de amores y arte de ajedrez (1497), Damiano en Questo Libro e da Imparare Giocare a Scachi (1512) y Ruy López de Segura en Libro de la invención liberal y arte del juego del axedrez (1561), siendo este último el jugador más fuerte de la época y el primero en formalizar las reglas del enroque en un solo movimiento y la captura al paso. Surgieron otros nombres como Paolo Boi, Polerio y Greco que eran patronados en diferentes cortes, produciendo una gran variedad de manuscritos con nuevas teorías en aperturas.

 

Las escuelas de pensamiento

 

François-André Danican Philidor jouant en aveugle au Parsloe’s Chess Club de Londres, 1780En 1749, Philidor publicó su libro L'analizar des échecs, discutiendo en detalle la estrategia como un todo y la importancia de la estructura de peones en el juego como un factor posicional. Su libro incluía catorce partidas y varias anotaciones ficticias medio juego discutiendo características como peones aislados, doblados, retrasados, pasados y la isla de peones.

 

Philidor fue el mejor jugador de ajedrez de su tiempo y su libro sigue siendo una obra de referencia del ajedrez moderno por más de un siglo, siendo traducido a varios idiomas. Sus ideas sirvieron de base para la primera escuela de pensamiento del ajedrez, la Escuela de Philidor. Sin embargo, la escuela italiana, desarrollada por Ponziani, Lolli y Del Rio alrededor de 1750, abogaba, en oposición a Philidor, un rápido desarrollo de las piezas y el ataque directo contra rey adversario, dominando el desarrollo de la teoría hasta finales de la década de 1840.

 

En el mismo período, surgieron en Londres y París las primeras cafeterías que popularizaron la práctica del juego. La Slaughter's (en Londres) y el Café de la Régence (en París) fueron testigos de la primera confrontación entre los mejores jugadores del período, como Stamma, Kermeur y Philidor. Ya a principios del siglo XVIII, surgieron los primeros establecimientos dedicados exclusivamente a la práctica del ajedrez, los clubes de ajedrez en Londres, Praga, Viena y París. Esto aumentó la necesidad de formalización de las reglas, visionando la realización de torneos en las agremiaciones- a partir de 1803 los clubes comenzaron a publicar sus conjuntos de reglas.

 

Por la década de 1840, el centro de ajedrez europeo aún estaba en Francia, que celebró los mejores jugadores de la época, como Bourdonnais y Saint-Amant. Sin embargo, después de la victoria de Staunton sobre el último, llegó a Inglaterra como un centro mundial de ajedrez, a partir de la escuela de pensamiento inglesa. Lasa, Staunton y Jaenisch (de forma independiente) publicaron los primeros libros de reglas de ajedrez al final de este período, que fueron la base de las competiciones posteriores. Lasa fue co-autor del Handbuch des Schachspiels (1843), utilizado en idioma alemán, y Staunton publicó el libro Chess Praxis (1860).

 

Nacimiento del deporte

 

En 1851 se celebró en Londres el primero internacional, ganado por Adolf Anderssen. A partir de entonces, se realizaron varios torneos en las principales ciudades de Europa, como Londres (1862), Paris (1867), Baden-Baden (1870), Viena (1873), Berlin (1881) e Hastings (1895).

 

En este período también aparecieron los primeros jugadores profesionales de ajedrez, primero en Londres, el principal centro de ajedrez en la época, y después en otras ciudades. Inicialmente, estos jugadores lucharon partidos en sus clubes, muchas veces en simultáneas y a ciegas, cobrando pequeñas cantidades por ella. Con los torneos ganando popularidad, los mejores jugadores se dedicaron a estas competencias, como Joseph Henry Blackburne, Louis Paulsen, Wilhelm Steinitz, Johannes Zukertort, Cecil Valentine De Vere, Szymon Winawer, Isidor Gunsberg, Mikhail Chigorin, Samuel Rosenthal y Johannes Minckwitz.

 

Segunda partida del Campeonato del Mundo entre Zukertort y Steinitz 1886En 1886 se jugó entre Steinitz y la primera carrera oficial de Zukertort por el título de campeón del mundo, aunque el término ya había sido empleado anteriormente.72 Steinitz, el mejor jugador de la época, ganó la carrera y mantuvo el título hasta 1894, cuando fue derrotado por Emanuel Lasker. Surgieron entonces los nuevos jugadores, además de Lasker, que utilizaban un estilo de juego más posicional, conocido como la escuela moderna de ajedrez, con nombres como: Siegbert Tarrasch, Frank Marshall, Dawid Janowski, Carl Schlechter, Akiba Rubinstein, Harry Nelson Pillsbury y Géza Maróczy.

 

A pesar de los primeros conceptos de la escuela ortodoxa fueron propuestos por Steinitz, considerado fundador de esta, solamente esa generación de jugadores, reconoció el trabajo de Steinitz, incluyendo a Lasker, su sucesor. Surgió entonces el prodigio cubano José Raúl Capablanca, que ganó el título mundial de Lasker en 1921, poniendo un fin el dominio germánico de jugadores europeos. Capablanca mantuvo un invicto de ocho años en competencia, siendo considerado ídolo del deporte y derrotado solamente en 1927 por Alexander Alekhine.

 

Después de la Primera Guerra Mundial, el ajedrez comenzó a ser revolucionado por un nuevo estilo, denominado hipermoderno, de los teóricos Richard Reti, Savielly Tartakower, Gyula Breyer y notoriamente Aaron Nimzowitsch, principal autor del esta escuela con la obra Mein System (Mi sistema), que abogaba por el control del centro a la distancia y el uso de los alfiles flanqueados y aperturas abiertas.

 

 

Surgimiento de la FIDE

 

A partir del torneo de San Petersburgo de 1914, crecieron las iniciativas para la creación de un organismo regulador del deporte. Finalmente, en 1924 fue creada la FIDE. El primer evento organizado por la entidad fue la Olimpiada de ajedrez, ganado por el equipo húngaro, y el Campeonato Mundial Femenino de Ajedrez ganado por Vera Menchik, celebrados en Londres en el año 1927.

 

Los congresos de la FIDE de 1925 y 1926 ya manifestaban el interés de organizar también el mundial masculino, pero el fondo de galardones de $ 10,000 requeridos por Capablanca era impracticable por la entidad, que decidió crear un título en paralelo de "Campeón de la FIDE" en 1928. Bogoljubow venció contra Euwe, pero fue olvidado después de su derrota en el próximo mundial de 1929 contra Alekhine, el entonces campeón mundial después de derrotar a Capablanca en el año 1927. Alekhine concordaba en disputar el título organizado por la FIDE, excepto contra Capablanca, donde exija las mismas condiciones de partida realizada en 1927.

 

Después de la revolución rusa, los líderes de la recién formada Unión Soviética incentivaban la enseñanza del ajedrez a las grandes masas para el entrenamiento de la mente y la preparación para la guerra en tiempo de paz. El estado tomó control de la organización de competiciones, incluyendo eventos internacionales como en Moscú en 1925. El incentivo gubernamental llevó a la creación de la Escuela Soviética de Ajedrez, liderada por el futuro campeón mundial Mikhail Botvinnik. La escuela soviética abogaba una preparación física y psicológica que también incluía un análisis detallado de las partidas de los opositores para explotar las debilidades y fortalecer su propia estrategia para la confrontación.

 

Pos-guerra

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, la FIDE reanudó sus actividades con la organización del mundial de 1946. Entretanto, Alekhine falleció antes de la competencia, dejando el título vacante. Luego, en el congreso de la entidad de 1947, fueron decididos los participantes de un torneo que apuntaría el nuevo campeón del mundo, ahora con el apoyo de la federación soviética. La FIDE señaló a Paul Keres, Reuben Fine, Mikhail Botvinnik, Samuel Reshevsky, Vasily Smyslov y Max Euwe para la competencia del año siguiente.

 

Garri KaspárovBotvinnik ganó el torneo, dando inicio a una era de campeones mundiales soviéticos hasta la década de 1990. Este dominio no se interrumpió hasta 1972, con el apogeo de la guerra fría, cuando el prodigio estadounidense Bobby Fischer se convirtió en campeón al derrotar a Boris Spassky. La partida, conocida como Match of the Century, tuvo gran repercusión en los medios de comunicación, causó un aumento significativo del interés por el ajedrez, sobre todo en Estados Unidos. Sin embargo, Fischer no estaba para defender su título en 1975 debido a la FIDE se negó a aceptar las condiciones para la realización de la partida, propuestas por él concediéndose el título al retador Anatoly Karpov.

 

Karpov defendió su título con éxito en tres ocasiones, siendo derrotado en 1985 por Garry Kasparov, que pasó a ser el campeón mundial más joven de todos los tiempos. Kasparov defendió el título con éxito en tres ocasiones contra Karpov. Sin embargo, en 1992, cuando defendería el título contra Nigel Short, rompió con la FIDE viniendo a fundar con el retador Short la PCA con el objetivo de regular la disputa del título mundial. Kasparov y Short argumentaron que la FIDE no las incluyó en las negociaciones con los patrocinadores para disputar el partido, siendo esta la razón de la fundación de la asociación rival. Financiada por Intel, el PCA organizó dos disputas del título en 1993, en la que Kasparov retuvo el título contra Short, y en 1995 en el cual nuevamente Kasparov conservó el título contra Anand. La FIDE continuó organizando el título mundial, y en 1993 Karpov recuperó el título disputado contra Jan Timman. En 1997, con el colapso de la PCA debido a la falta de patrocinadores, comenzaron las discusiones para reunificar el título que se produjo en 2006, cuando Vladimir Kramnik, campeón del PCA, ganó a Veselin Topalov de la FIDE. El actual campeón es Magnus Carlsen, que conquistó el título en 2013.

 

 

 

Actualidad

 

Con el tiempo, el duelo entre las máquinas (computadoras) y el hombre se fue acentuando, y el ajedrez no fue la excepción. Los primeros intentos de esta interacción se remontan al siglo XIX, con intentos de anotación automática de una partida mediante dispositivos electromagnéticos sobre el tablero, conectados a un dispositivo de impresión. En la década de 1950, con la llegada, de las primeras computadoras, los científicos de la computación comenzaron inmediatamente a desarrollar programas dedicados al ajedrez. Con el avance de la informática, los motores más sofisticados pasaron a incluir funciones de evaluación, teniendo en cuenta la posición de las piezas con el fin de buscar las posibilidades de una gran oferta de árbol de acuerdo a la estrategia del juego. En 1974 se celebró el primer campeonato mundial dedicado exclusivamente a las computadoras, ganado por el programa soviético Kaissa. Desde entonces, este tipo de concursos se han convertido en rutinario y con el avance de la informática, el enfrentamiento hombre-máquina alcanzó el nivel de los grandes maestros: Bent Larsen fue derrotado en 1988 por una computadora en un torneo.

 

En 1997, el superordenador Deep Blue derrotó a Kasparov, campeón del mundo por la ACP, en un mach de seis partidas. El enfrentamiento tuvo gran cobertura en la prensa y fue considerado por Frederic Friedel como "el evento más espectacular de la historia del ajedrez". Sin embargo, Kasparov cuestionó algunos de los movimientos realizados en el equipo específicamente en el juego dos, generando dudas sobre la intervención humana en los juegos, lo que fue negado por IBM. Desde entonces, se han vuelto más frecuentes para las victorias de software para la práctica del ajedrez contra Grandmasters, incluso en equipos con capacidad de procesamiento de inferiores a Deep Blue.

 

Artículo obtenido del artículo de Wikipedia Historia del ajedrez en su versión del 2 mar 2016, por varios autores bajo la Licencia de Documentación Libre GNU

 

 

Leyendas sobre el origen del ajedrez

 

Los datos más o menos ciertos sobre el origen del ajedrez son muy recientes. Hasta mediados del siglo XX eran aceptados, con sus dudas. Todas las grandes civilizaciones conocieron juegos de mesa, que muchos tienden a identificar con el ajedrez. Todos los pueblos poseen juegos tradicionales sobre tablero, que incluso se dibujan en la tierra. En muchas tumbas egipcias se han encontrado frescos en el que se representan juegos de tablero con piezas que pueden asemejarse a las del ajedrez, aunque desconocemos sus reglas. Incluso se han encontrado figuras que podrían evocar piezas del ajedrez. Se han encontrado tableros de treinta casillas y doce fichas, y otros de ciento cuarenta y cuatro casillas y cuarenta y ocho piedrecitas para jugar. Solían ser más largos que anchos, y las casillas era todas del mismo color.

 

Durante mucho tiempo se creyó en el origen griego del ajedrez, por culpa de una ánfora en la que aparecen dos guerreros (Aquiles y Áyax) jugando sobre un tablero. Quien quiso verlo dijo que estaban jugando al ajedrez, aunque no es posible decir a qué están jugando.

 

Caissa es una dríade griega venerada como la musa del ajedrezLecito de circa 500 a.c mostrando la escena en que Aquiles y Ajax están jugando sobre un juego de tablero. No se puede decir de que juego se trata.

La leyenda atribuye a Palamedes, hijo del rey de Eubea y sobrino de Poseidón, la invención del ajedrez durante el sitio de Troya. El sitio de Troya duró muchos años y durante los ratos de aburrimiento, que debían ser muchos, para entretener a la tropa Palamedes inventaba cosas. Se le atribuye la invención de las letras, la numeración decimal, el sistema de pesos y medidas griego y los dados. Durante el siglo XVI los italianos mantenían que el ajedrez había sido inventado por los griegos mientras que los españoles aseguraban que lo habían inventado los persas, sus «mortales enemigos». En el libro de Jacobo de Cessolis se recogen alguna de estas leyendas.

 

Marcus Hirónymus Vida, obispo de Alba (1485-1556) escribió en el año 1513 un poema «Scachia ludus» en el que se describen las bodas de Océano y Gea y en el que se representa el nuevo juego del ajedrez, para los dioses del Olimpo.

 

En 1763 el orientalista británico sir William Jones eligió a la ninfa Caissa como musa del ajedrez.

 

También se ha atribuido la invención del ajedrez a los babilonios y a los chinos. Los chinos, concretamente en los años 204-203 a. C. por Han Xin, un líder militar, para dar a sus tropas algo para hacer durante el campamento de invierno. El juego chino de los elefantes (Xiang Qi) deriva del chaturanga y los transmitieron a Corea y Japón. Se juega sobre un tablero cuadrado. Posee una zona neutral: el río fronterizo. El río simboliza una frontera defensiva. Los elefantes no pueden cruzar el río. Además los peones pueden moverse de lado al cruzar el río. No existe la promoción del peón pero adquieren la cualidad de moverse de lado. Se juega con fichas planas y redondas, que se colocan en las intersecciones de las casillas, en las que están escritas las figuras que representan: el general (en rojo) y el capitán (en verde) son el rey, el consejero (en rojo) es el ministro, el elefante (en rojo) y el canciller (en verde) son el general, el caballo (en rojo), el carro (en rojo), el cañón (en rojo), y los soldados (en rojo o en verde) que capturan de frente, y no en diagonal. El ajedrez coreano también tiene río. Se juega en un tablero de 9 x 10. El elefante sí puede pasar el río, y los peones pueden moverse de lado desde el principio. Se defiende con argumentos muy serios que el origen del ajedrez está en la China. Los chinos afirman que la reglas modernas del ajedrez chino fueron formuladas durante la dinastía Song, hacia el año 1.000 d. C. En China el ajedrez chino es mucho más popular que el ajedrez entre nosotros, lo que lo podría convertir en un juego más practicado.

 

En Japón da el Shōgi, o juego de los generales, que no se debe confundir con el go, que es el auténtico juego popular de Japón. El Shogi se juega en un tablero de 9 x 9, y cada jugador dispone de veinte fichas de ocho formas distintas, que se disponen en tres filas. El go parece ser un juego más antiguo que el chaturanga, y pudo ser un antecedente de juego sobre tablero. Aunque es muy diferente del ajedrez. La torre se desdobla en dos piezas, la lanza, que puede mover de frente pero no a los lados, y la torre que puede mover de frente y para los lados pero no para atrás. El caballo se mueve como el nuestro, pero sólo hacia delante. El elefante se desplaza una o dos casillas hacia delante y una hacia atrás, en diagonal, y también una de frente hacia delante. Los peones capturan de frente, y no en diagonal.

 

Las leyendas son innumerables y a casi cualquier personaje mítico de la antigüedad se le cuelga la invención del ajedrez. Incluso al rey Arturo se le atribuye el invento del juego. En el siglo XIX el que España e Inglaterra estuvieran gobernadas por dos grandes reinas (Isabel II y Victoria I, respectivamente) se tomó como una metáfora del juego del ajedrez. No obstante el pensamiento liberal prefirió al peón, que al llegar a la última fila se podía convertir en cualquier pieza, excepto en rey.

 

Artículo obtenido del artículo de Leyendas sobre el origen del ajedrez del ajedrez en su versión del 26 de enero  de 2016, por varios autores bajo la Licencia de Documentación Libre GNU.

 

 

 

Historia del Ajedrez: del Grano de Trigo a Deep Blue Así es la fascinante historia del ajedrez contada por Leontxo García (Maestro Internacional y Periodista). Un viaje en el tiempo sobre el único deporte que puede practicarse por Internet. Un deporte nacido en el siglo V, con normas modernas ideadas en España en el siglo XV, cuya pieza más poderosa, la dama, se creó en homenaje a Isabel la Católica. Todos se pueden beneficiar de este juego que se ha considerado a lo largo de su historia como deporte, filosofía, arte y como ciencia.