ESPAÑOL       ENGLISH

PARTIDAS COMENTADAS

 

A. Chernin - J. Van der Wiel

Copa de Europa de Clubes, Slough 1997

Apertura Inglesa

Fragmento del libro: COMPRENDER AJEDREZ JUGADA A JUGADA por John Nunn.

Libro disponible en: La Casa del Ajedrez

COMPREDNDER AJEDREZ

JUGADA A JUGADA

JOHN NUNN

 

Editorial: Editorial La Casa del Ajedrez

ISBN: 9788492517268

Páginas: 256

Dimensiones: 170 mm. x 240 mm.

Plaza de edición: España

Encuadernación: Rústica

Idiomas: Castellano

Fecha de la edición: 2010

Edición: 1ª

★★★★★

Acerca del autor del libro

 

John Denis Martin Nunn (Londres, 25 de abril de 1955). Es un Gran Maestro de ajedrez y matemático inglés. Fue al Oriel College de Oxford para estudiar matemáticas cuando sólo tenía 15 años en 1970. En ese momento, se decía que Oxford tenía el pregrado más joven desde el Cardenal Thomas Wolsey. Uno de los jugadores ingleses más fuertes de todos los tiempos y una vez en el top ten mundial, Nunn ha ganado dos veces la medalla de oro individual en las Olimpíadas de ajedrez. Obtuvo el título de Gran Maestro Internacional en 1978 y en el mismo año fue galardonado con su doctorado en matemáticas por la Universidad de Oxford por una tesis sobre H-espacios finitos. Su mejor actuación en el Campeonato del mundo de ajedrez llegó en 1987, cuando perdió un match de playoff contra Lajos Portisch para una plaza en el Torneo de candidatos.

Además de ser un fuerte jugador de ajedrez, Nunn es considerado uno de los mejores autores contemporáneos de libros de ajedrez. Nunn ha escrito muchos volúmenes, como Secretos de un Gran Maestro de Ajedrez que ganó el premio al Libro del Año de la Federación Británica de Ajedrez en 1988 y el libro Las Mejores Partidas de John Nunn que recibió el premio en 1995. Es director de las publicaciones de ajedrez Gambit Publications. Artículo de wikipedia.org

Tema: Temas de apertura

Página número: 9

 

Comenzaré, como es natural, por la apertura. Un gran número de libros tratan los detalles de esta o aquella apertura, pero aquí sólo me preocuparé por los principios generales que rigen el juego de apertura. Cada jugador tiene tres objetivos en la apertura:

 

1) Desarrollar las piezas.

2) Resguardar al rey (normalmente mediante el enroque).

3) Controlar el centro.

 

El primer punto es crítico. Las piezas que se encuentran en su casilla inicial no están toman do parte real en la batalla. Necesitan salir lo más rápido posible, así que el tiempo es oro. Normalmente, primero se desarrollan las piezas menores, se efectúa el enroque y entonces se puede introducir a las torres en juego, Sin embargo, uno de los temas de este libro es que todos estos principios básicos tienen muchas excepciones, y se deben tener en cuenta las características específicas de cada posición. Vamos a ver varias partidas en las que no aparece este modelo estándar de desarrollo porque la posición concreta exige un plan distinto. No obstante, hay un par de principios generales que son válidos en la mayoría de los casos:

 

a) No se deben repetir movimientos con la misma pieza en la apertura. Es mejor emplear tres movimientos en desarrollar tres piezas diferentes que mover la misma pieza tres veces. Hay excepciones tan obvias como sutiles a esta regla. Una excepción evidente es cuando tenemos una pieza atacada y necesitamos moverla de nuevo para no perderla. Excepciones más sutiles aparecen cuando el movimiento repetido de tura pieza tiene en mente un objetivo concreto que compensa el tiempo perdido. La partida 20 es un ejemplo de esto, con las blancas yendo y viniendo con sus caballos para provocar debilidades en la estructura de peones enemiga.

 

b) No se deben desarrollar las piezas a casillas en las que pueden ser perseguidas por el rival, con ganancia de tiempo.    Esto se aplica especialmente al desarrollo temprano de la dama.

Las cuestiones acerca del desarrollo se tratan en la partida 1.

 

En el centro del tablero, el rey suele estar expuesto. Normalmente uno o más peones centra les son avanzados durante la apertura para que puedan salir las piezas y con esto desaparece el frente de peones del rey, Por ello, en muchos

casos, el rey necesitará enrocarse de un lado o de otro, donde los peones aún no hayan sido movidos, para estar razonablemente seguro, Enrocarse pronto es aconsejable, no sólo por razones de seguridad del rey, sino también por que permite a las torres entrar en juego mas fácilmente.

Una vez más hay excepciones y las veremos más adelante en el libro. Si el contrario no está en condiciones de explotar la presencia del rey en el centro, el enroque puede retrasarse, mientras se realiza otra operación más importante. No obstante, siempre se debe tener un gran cuidado al dejar el rey sin enrocar y esto sólo debe hacerse tras haber considerado cuidadosamente los riesgos.

 

En la gran mayoría delos casos, sin embargo, el enroque tiene lugar pronto. Los peligros de dejar el rey en el centro se analizan en la partida 2.

De los tres objetivos principales dela apertura, los dos primeros suelen ser alcanzados sin muchas injerencias del rival, Sin embargo, eso no sucede con el control del centro, ya que ambos bandos están luchando por el mismo sector del tablero. Por lo tanto. aunque se desee controlar el centro, no es probable que se consiga algo más que un control parcial.

 

La cuestión del control central es bastante compleja porque hay varios métodos de tratar de conseguirlo. El más común consiste en ocupar el centro con peones; sin embargo, ello tiene sus peligros. Cada tiempo empleado en mover un peón es un tiempo que no se emplea en desarrollar una pieza. con lo que si se juega c4, d4, e4 y f4 es posible quedar retrasado en el desarrollo. Un gran centro de peones insuficientemente apoyado por piezas constituye una estructura tambaleante que podría derrumbarse al primer empujón del rival. De ahí que un centro de peones bien sostenido por piezas es lo aconsejable, mientras que uno que este sobreextendido y vulnerable no lo es. La frontera entre estos dos casos es a menudo muy estrecha, y puede depender de matices tácticos específicos de la posición concreta. En la partida 3 examinaremos un centro de peones formidable y bien construido. mientras que en la partida 4 veremos uno débil y vulnerable.

 

No puedo dejar el tema del juego en la apertura sin tratar los gambitos. La simple mención del término evoca esas partidas clásicas del siglo XIX donde se empleaba el Gambito Evans y el Gambito de Rey. 'Sin embargo, la técnica defensiva ha mejorado mucho desde entonces y los salvajes ataques con sacrificios que caracterizaron el ajedrez de mediados del siglo XIX no triunfarían en el mundo actual. El Gambito Evans ha desaparecido mas o menos y, aunque el Gambito de Rey aún es planteado de vez en cuando, hoy se trata de forma decididamente posicional. Pese a ello, el juego de gambito sigue bien vivo, pero los gambitos de hoy en día son muy diferentes de los que se jugaban hace 150 años: están mas orientados posicionalmente y a menudo aspiran más a una compensación a largo plazo que a un rápido ataque. Las actitudes contemporáneas en cuanto al juego de gambito se analizan en la partida 5.

 

 

 

Ésta fue una poderosa exhibición de Chernin. Es verdad que Van der Wiel no tuvo su mejor día, pero la forma en que la posición negra fue demolida resulta impresionante. Nótese cómo el conductor de las piezas blancas no estuvo inhibido por ideas tradicionales. Cuando era mejor abandonar toda intención de enrocarse, lo hizo sin dudar, sabiendo que su rey centralizado no sería un factor relevante en la lucha. De forma similar, las blancas consiguieron dominar las casillas centrales sin apenas usar sus peones. Recuerden los alfiles en las diagonales al -h8 y a2-g8, atravesando el flanco de rey negro; esta actividad sólo fue posible gracias al pobre desarrollo negro y sus concesiones en el centro (principalmente 5...e4?!).

 

Las enseñanzas a extraer de esta partida son:

 

  1. No se deben hacer demasiados movimientos de peón en la apertura
  2. No se debe exponer la dama al acoso de las piezas rivales en la apertura.
  3. No se debe mover repetidamente la misma pieza en la apertura.
  4. Las debilidades sólo son relevantes si pueden ser explotadas.

 

© La casa del Ajedrez 2010